HomeStaffSumarioLínea gráficaReportajesAgendaMiradasBoletínNúmeros anteriores
 
 Los cambiadores de ancho cumplen 40 años
Este año se cumplen 40 años de la puesta en servicio del primer sistema de cambio de ancho en España. En este período y gracias a estos sistemas, han podido ofrecerse numerosos servicios internacionales directos y, más recientemente, también servicios nacionales por líneas de ancho UIC e ibérico, aprovechando las cada vez más extendidas líneas de alta velocidad existentes en nuestro país.
Texto: Alfonso Marco

Desde el 1 de junio de 1969, los cambiadores de ancho son una parte imprescindible y necesaria del paisaje ferroviario español y también, cada vez más, del europeo. Por otra parte, estos sistemas han ido evolucionando y actualmente se trabaja en la puesta en marcha del nuevo sistema universal, Unichanger.
Fue un 1 de junio de 1969 cuando entró en servicio comercial el cambiador Talgo en Port Bou y, como consecuencia, se pudo poner en marcha el nuevo Tran Europ Express (TEE) Catalán Talgo Barcelona-Ginebra. Desde entonces el sistema de cambio de ancho se fue extendiendo a varios tipos de trenes y a una mayor cantidad de servicios de todo tipo: diurnos y nocturnos; nacionales e internacionales; de alta velocidad o convencional.
Adif patentó en 2008 un sistema de cambio de ancho universal TCRS4 Unichanger, en el que sigue trabajando como sistema universal, apto tanto para las tecnologías españolas como para los sistemas polaco y alemán. Su ventaja es que, además, de hacer posible el paso de los vehículos con cualquier sistema, permitirá que, en un mismo tren, puedan circular vehículos de distinta tecnología.
Los sistemas de cambio de ancho resuelven algunos de los problemas más importantes que se plantean en la explotación ferroviaria: las fronteras nacionales e internacionales derivadas de la diferencia de anchos de vía entre nuestro país y la mayor parte de Europa, y más recientemente, en nuestra propia red, evitando las molestias que el diferente ancho representa para el tráfico de viajeros, reduciendo los tiempos de viaje y costes de la explotación, y aumentando la competitividad del ferrocarril, con una notable reducción del consumo de energía.
En España -y en Portugal- la cuestión del cambio de ancho ha sido un problema omnipresente desde que existe el ferrocarril por nuestro peculiar ancho ibérico, diferente del de la mayor parte de Europa, por lo que el ferrocarril español siempre ha estado en cabeza en la investigación y desarrollo de este tipo de sistemas.
Con el inicio en 1969 de la explotación del primer sistema automático de rodadura desplazable, aún en activo, para trenes Talgo III de rodadura desplazable (RD) que utiliza el Catalán Talgo hasta nuestros días. A éste se añadiría el Barcelona Talgo, primer servicio nocturno internacional con cambio de ancho automático en 1974. En 1981 comenzaría a prestar servicio comercial un nuevo cambiador de ancho, el de Irún, para el servicio nocturno de calidad París-Madrid Talgo, prestado con remolques pendulares de la serie 5. El siguiente jalón en este camino sería la implantación de nuevos servicios de Barcelona a Zurich (inicialmente Berna) y Milán en 1989, con remolques Talgo de serie 6 los mismos que, desde 1991 relevarían a los existentes en los servicios de Barcelona y Madrid a París.


La apertura de la línea de alta velocidad Madrid-Sevilla en 1992 abrió una nueva etapa para los intercambiadores de ancho

La alta velocidad
Una nueva etapa se abriría con la apertura de la línea de alta velocidad Madrid-Sevilla en 1992 y la instalación de los primeros cambiadores de ancho para servicios Talgo nacionales en Madrid-Atocha y en Córdoba, permitiendo nuevos servicios diurnos Talgo 200 Madrid-Málaga y Talgo Barcelona-Sevilla, así como los Trenhotel de Barcelona a Sevilla y a Málaga.
En 1993 entró en servicio el cambiador de Majarabique, permitiendo Talgo 200 a Cádiz y Huelva. En 1995 se crearía un segundo servicio diurno a Montpellier, desde Valencia, añadido al Catalán Talgo (a Montpellier desde 1994) y en 1999 se ampliaría el uso del cambiador de Córdoba con un servicio a Algeciras.
Con la apertura de la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona en diferentes fases entre 2003 y 2008, la tecnología de cambio de ancho se ha puesto en práctica en esta línea con los cambiadores de Lérida y Roda de Bará, que se han ido desplazando a medida que se acercaba la línea de alta velocidad a Barcelona.

 
Portada

baviera
londres
bombardier
Staff