HomeStaffSumarioLínea gráficaReportajesAgendaMiradasBoletínNúmeros anteriores
 
 Madrid-Barcelona, un año de éxito  continuado
La unión en alta velocidad de Madrid y Barcelona ha sido un éxito. Una línea que entró en servicio hace un año y que, desde entonces, ha logrado captar casi un cincuenta por ciento del transporte de viajeros en este corredor, principalmente a costa de las líneas aéreas.
Texto: Gabriel Montoro

La alta velocidad entre Madrid y Barcelona es, desde el 20 de febrero de 2008, una alternativa de viaje muy competitiva, que ha captado nuevos viajeros para el modo ferroviario y se ha convertido en una competencia real al puente aéreo, la segunda relación aérea que más viajeros movía en el mundo, sólo detrás de la muy utilizada, Londres-Dublín.
Disputar al puente aéreo su, hasta entonces, intocable cuota de mercado es un hito en la historia del transporte en nuestro país.
Desde su inauguración, la línea de alta velocidad ferroviaria Madrid-Barcelona ha conseguido captar casi la mitad de los viajeros que se mueven en esta ruta, concretamente el 45 por ciento en noviembre del año pasado, un porcentaje que sigue creciendo, mes a mes, y que justo en febrero, cuando el Ave cumplió su primer año, llegaba al 48’2 por ciento. Es decir, que en sólo un año, la nueva línea había conseguido pasar de un 11’8 por ciento en enero de 2008, según datos de Renfe Operadora, a cumplir casi el objetivo que la empresa ferroviaria de transporte se marcaba -según se recogía en un informe de la Dirección General de Energía y Transporte para la Comisión Europea en 2006- de alcanzar el 50 por ciento de la cuota de mercado, una cuota que pese a todo parecía prudente, ya que se enfrentaba a una oferta de calidad de la aviación en este corredor. Sin embargo, prácticamente se ha conseguido el objetivo y sólo en un año.
Por otra parte, y en el cómputo individual, se ha logrado otro hito importante: que por primera vez el ferrocarril se haya convertido en el líder del sector del transporte en esta relación, seguido por las compañías aéreas Iberia, Spanair, Vueling, y Air Europa.


La línea de alta velocidad Madrid-Zaragoza-Barcelona, ha sido utilizada por 5.868.478 viajeros en su primer año

Tiempo de viaje
La entrada en servicio de la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona supuso dar un vuelco a la relación con una reducción enorme de los tiempos de viaje del ferrocarril, que en 2004 eran de 5‘35 horas, y que ahora han pasado a ser de dos horas y media en la mejor relación Madrid-Barcelona, lo que ha contribuido a atraer al sistema ferroviario 2.300.000 nuevos clientes, con un incremento del 206’4 por ciento en relación al período anterior a la puesta en marcha de la alta velocidad entre las dos ciudades.
En total, la línea de alta velocidad Madrid-Zaragoza-Barcelona, ha sido utilizada por 5.868.478 viajeros en su primer año, lo que representa un 81 por ciento de incremento respecto a los 3.242.554 que se habían desplazado por ella el año anterior, cuando la línea de alta velocidad estaba en servicio entre Madrid y la estación de Camp de Tarragona.

Las líneas aéreas
Lógicamente, la mayor parte de las compañías aéreas que cubren la relación Madrid-Barcelona han experimentado el impacto de la nueva línea, la mayoría a la baja. Según datos de Aena, el transporte aéreo entre Madrid y Barcelona cayó en torno a un 24 por ciento en el último año.
En la compañía en la que ha incidido más directamente el éxito del ferrocarril ha sido Spanair, que en 2008 transportó 800.000 viajeros, un 39 por ciento menos, que el año anterior.
Los nuevos trazados acortan distancias, mejoran velocidades y reducen tiempos de viaje, a la vez que aumentan la comodidad, la capacidad y la fiabilidad, incrementando la seguridad gracias al uso de tecnologías punta en los sistemas de regulación ferroviaria y a la ausencia de pasos a nivel y al vallado del trazado en todo su recorrido.
Este reportaje es un rápido repaso a algunas de las infraestructuras de alta velocidad que Adif tiene actualmente en marcha.

 
Portada

baviera
londres
bombardier
Staff