HomeStaffSumarioLínea gráficaReportajesAgendaMiradasBoletínNúmeros anteriores
 
 Hacia una igualdad plena y real
La nueva Ley de Igualdad, aprobada en marzo de 2007, ha dado nuevos impulsos a la integración de la mujer en el mundo laboral y a la conciliación familiar. Sin embargo, todavía existen numerosas trabas culturales para que la mujer alcance una igualdad plena y real tanto en el ámbito del trabajo, como en otros aspectos sociales.
Texto: Basilio Álvarez

Afirmar que las mujeres tienen ante la Ley los mismos derechos y obligaciones es redundar en un concepto ya superado en la sociedad española. Y no sólo frente al acceso al mundo laboral, pues lo mismo se plantea en el resto de los ámbitos vitales como educación, sanidad, deporte, sociedad de la información, familia…
Sin embargo, la realidad puede ser bien diferente, especialmente cuando se relaciona igualdad con trabajo, las condiciones de éste, los salarios y el acceso a determinados niveles jerárquicos por parte de las mujeres en el organigrama de las empresas.
Es el llamado históricamente ‘techo de cristal’, una barrera invisible, pero existente, por la cual todavía se le impide a la mujer ocupar altos cargos de responsabilidad en las empresas.
De hecho, según el último estudio de la consultora empresarial Axesor, el porcentaje de mujeres que ocupan cargos de alta dirección en empresas españolas se sitúa en torno al 20’3 por ciento (datos de febrero de 2008). Es decir, sólo uno de cada cinco altos directivos es mujer. Además, la gran mayoría de estas mujeres ocupan cargos de dirección en pymes o microempresas.
En España, existen cerca de un millón de mujeres que ocupan cargos de alta dirección y que componen el mencionado 20’3 por ciento, pues en total hay unos cinco millones de directivos de alto nivel.
Las posibilidades que hoy en día tiene una mujer de ascender en su empresa dependen también del sector donde se mueva la empresa, porque hay unos con más directivas que otros. Por ejemplo, hay más mujeres en puestos de responsabilidad en los sectores de asistencia sanitaria, educación, actividades socioculturales e industria.


La Ley de Igualdad de 2007 persigue la ausencia total de discriminación por motivos de género

En esos sectores, la presencia de mujeres en cargos de responsabilidad está por encima de la media del 20’3 por ciento y alcanza, en algunos casos, hasta el 31por ciento.
Por el contrario, hay sectores donde la presencia de la mujer en cargos de alta dirección se queda muy por debajo de la media, como los de automoción, construcción, metalurgia o producción y distribución de energía.
También influye la disposición geográfica. Siguiendo con los datos del estudio de Axesor, resulta evidente que el acceso de la mujer a cargos de responsabilidad se produce más en los grandes centros urbanos.

 
Portada

baviera
londres
bombardier
Staff