HomeStaffSumarioLínea gráficaReportajesAgendaMiradasBoletínNúmeros anteriores
 
 Se crea Craf, el regulador francés
En 2009 empezará a funcionar el regulador ferroviario francés, cuya creación ha aprobado el Consejo de Ministros a mediados de septiembre, y que ahora se encuentra en tramitación parlamentaria.

La próxima apertura a la competencia de los servicios internacionales de viajeros por ferrocarril, que ha de producirse, como muy tarde, el primer día de enero de 2010, ha sido una de las motivaciones de este proyecto de ley, por el que crea la Comisión de Regulación de las Actividades Ferroviarias (Craf) y se actualiza, además, la legislación existente, cubriendo algunos huecos en la transposición de las directivas comunitarias que faltaban. También puede haber influido la reciente llamada de atención a los países miembros de la Unión Europea del comisario de Transportes, Antonio Tajani, por la incorrecta aplicación del primer paquete ferroviario.

Llega Craf
Craf se crea con el objetivo de contar con un dispositivo de regulación eficaz, que garantice el acceso no discriminatorio a la red para todos los operadores. Si el proceso de revisión y aprobación se desarrolla, como está previsto, sin problemas en el Parlamento, la ley entrará en vigor en el primer semestre del año próximo.


El Ayuntamiento asumirá las tareas necesarias para el traslado, la instalación y el acondicionamiento de la estructura

Amplios poderes
El regulador francés tendrá amplios poderes de investigación, de reglamentación y -en caso de incumplimiento- de sanción, y afectará a todos los actores del sector: gestor de infraestructura, operadoras, empresas habilitadas, etc.
La Comisión habrá de ser consultada para la elaboración de todos los textos reglamentarios que tengan que ver con el ferrocarril, desde los cánones de acceso a la infraestructura, hasta asesorar sobre las tarifas de los servicios de viajeros, cuando se presten en régimen de monopolio.
Entre sus responsabilidades tendrá la de pronunciarse, bien a petición de las autoridades o de las empresas afectadas, sobre los servicios nacionales de viajeros, que se producen en un viaje internacional.
Un tema controvertido en la medida de que se trata de tráficos en el interior de un país diferente al de origen del servicio, y cuya normativa establece que sólo se puede realizar cuando la importancia de estos transportes entre ciudades de un mismo país sea inferior a la del servicio internacional en el que se producen.
En este asunto, Craf tiene potestad de autorizar la creación de un servicio o su limitación.

El regulador
El regulador francés será una autoridad independiente, compuesta por siete miembros
-un presidente y seis vocales- elegidos por su experiencia y conocimiento en el campo ferroviario, jurídico, económico o sobre la competencia, por un período de siete años no renovable y son nombrados por decreto. Salvo el presidente, cada dos años se renueva un tercio de los componentes de la Comisión. La organización de Craf es similar a la de las comisiones de regulación de la energía y las telecomunicaciones. En el caso del ferrocarril contará con una estructura de 60 personas y un presupuesto de en torno a ocho millones de euros.

 
Portada

baviera
londres
bombardier
Staff