HomeStaffSumarioLínea gráficaReportajesAgendaMiradasBoletínNúmeros anteriores
 
   La Asociación Raiceros conmemora el aniversario con una exposición itinerante y un libro
 El puente de Gundián sobre el Ulla cumple  medio siglo
En un paraje natural privilegiado en Gundián, entre el concejo de Vedra (La Coruña) y el de Estrada (Pontevedra) se eleva 86 metros sobre el río Ulla un bello viaducto de piedra que además de salvar el desfiladero de la línea Zamora-A Coruña en este punto, ahora cumple su primer medio siglo de vida.

Su estética y su situación convierten este viaducto de Gundián, en la línea Zamora-A Coruña, en un referente de la zona, y en centro de atención permanente de fotógrafos, senderistas, y más recientemente de los amantes del puenting en Galicia, ya que su altura aporta muchas y emocionantes posibilidades para la práctica de este deporte.
Para los senderistas, habituales en la zona, el viaducto es un reclamo más en este paraje de gran belleza, en una naturaleza poco explotada, con un desfiladero de cuarcitas, en cuyo fondo corre uno de los ríos más largos y caudalosos de Galicia, el Ulla.
Delante de este puente cincuentón que en su momento fue muestra de técnica avanzada, se está construyendo en la actualidad un nuevo viaducto con las más punteras tecnologías. En el futuro, uno y otro estarán situados en paralelo y cada uno de ellos será clara muestra del desarrollo tecnológico del período de su construcción.
El existente, el puente de Gundián, tiene una longitud de 219 metros y es el más importante del tramo Carballino Santiago de Compostela y se tardó en construir 12 años, de 1945 a 1956, si bien entre 1949 y 1951 hubo un parón en las obras porque los obreros fueron destinados a otros puntos de la línea, donde se iba más retrasados. Se trabajaba sin festivos ni paros, en dos turnos, de 4 a 14 horas y de 14 a 22, y en ocasiones, con ayuda de focos, intervenía en algún momento puntual, un tercer turno.
El viaducto que se construye para la línea de alta velocidad es el que contará con las pilas más altas de la línea, Ourense-Santiago, hasta 116’884 m alcanzan. Será una obra de esbelta con una longitud de 630 metros, levantada con las últimas tecnologías, y con todas las medidas de seguridad y prevención de riesgos para los trabajadores.

Línea Zamora-La Coruña
Como es lógico, la construcción del puente fue unida al desarrollo de la línea Zamora-La Coruña, gran conexión de Galicia con la Meseta, y aunque el primer proyecto de viaducto, obra de Casimiro Juanes Díaz-Santos, se aprueba en 1928, el viaducto no fue una realidad hasta 30 años después, con acontecimientos intermedios como la redacción de un proyecto reformado de viaducto, que realizan Antonio Gáscue Echevarria y Gabriel de Venido Angulo en 1935; el informe a principios del año siguiente del ingeniero jefe de la Jefatura de Ferrocarriles de Noroeste.


Con un presupuesto de 1.037.035 pesetas se levantó uno de los puentes más bellos de Galicia

Durante la Guerra Civil se abandona el proyecto y, a su término, el ingeniero jefe emite su dictamen favorable con una dotación de 1.037.035 pesetas para levantar el que sería uno de los puentes más bellos de Galicia.
En 1945 se inicia la construcción del túnel, primero se niveló el terreno y posteriormente se inició el armazón de hierro hasta completar el arco. Los soldadores especializados iban construyen trozos de dos o tres metros, que posteriormente servían para hacer el encofrado, desde andamios colgantes, que era una labor muy difícil y peligrosa, ya que con las escasas medidas de seguridad, estaban colgados a más de 80 metros del suelo. Para cruzar el río usaban una especie de jabalinas.
En mayo de 1955 se colocó la cimbra metálica del arco central; y un año después, quedaron unidos los dos lados del viaducto, que sería inaugurado en septiembre del 58.

 
Portada

baviera
londres
bombardier
Staff